Síntomas de las infecciones fúngicas

> Infecciones fúngicas
Introducción a las infecciones fúngicas

Síntomas de las infecciones fúngicas

Causas de las infecciones fúngicas

Diagnóstico de las infecciones fúngicas

Tratamientos disponibles

Preguntas más frecuentes



Las infecciones fúngicas o micosis pueden manifestarse en diversas partes del cuerpo. Los síntomas pueden variar considerablemente según la zona afectada.


Infecciones fúngicas de la piel

Las infecciones fúngicas pueden producirse en cualquier lugar de la piel: en el torso; los brazos y las piernas; el rostro; bajo, sobre o en el pelo; la ingle; las plantas de los pies; las palmas de las manos; entre los dedos de las manos o los pies, etc…

En la piel, el hongo suele crecer desde el interior hacia el exterior. Deja la piel rota e irritada. Ésta es la causa de que las infecciones fúngicas tengan el aspecto de un parche rojo y redondo también conocido como 'tiña'.

Se sabe que los hongos constituyen la causa de este tipo de infección de la piel. No obstante, hay una serie de tipos que exigen una atención especial, ya que, en general, no se deben a los hongos.


Infecciones fúngicas de la boca y el esófago


Una placa blanca en la boca con una membrana mucosa roja clara con llagas por debajo es lo que se conoce como 'candidiasis oral' o 'muguet'. Su causa es la levadura 'Candida'.

La candidiasis se puede extender a la garganta y el esófago definición, donde provoca dolor y llagas. Todo el mundo tiene levaduras en su intestino. Más del 20 por ciento de la población incluso las tiene en la boca, sin que Candida cause ningún problema.


Infecciones fúngicas de la vagina

Unas breves palabras acerca de la secreción vaginal.
Una pequeña secreción vaginal es normal; afecta más a unas mujeres que a otras. Puede incluso variar a lo largo del ciclo menstrual. Durante la ovulación (entre dos ciclos de menstruación), la secreción será más abundante. 5 ml al día no es una cantidad inusual (equivale a la mitad de una cuchara sopera). El espesor de la secreción también varía.

Una secreción excesiva combinada con una sensación de picor puede tener varias causas. Siempre está originada por un desequilibrio en la vagina, por ejemplo a causa de bacterias, parásitos, hongos o virus, pero también de la irritación ocasionada por unos pantalones ajustados o sintéticos, los protegeslips o las compresas.

Siga leyendo para conocer cuáles son las causas principales:

  • Desequilibrio de la flora vaginal
  • Hongos (Candida)
  • Tricomonas
  • Clamidia
  • Un objeto extraño en la vagina

¡Atención!
Una de las causas, la clamidia, puede ser muy peligrosa. Se trata de una enfermedad de transmisión sexual. Es importante visitar inmediatamente al médico en caso de haber practicado sexo sin protección y notar extrañas secreciones vaginales, hemorragias transitorias o dolor en el abdomen. El médico descubrirá la causa del problema y prescribirá el tratamiento necesario.

Desequilibrio de la flora vaginal

La mayoría de los tipos de secreción vaginal excesiva está ocasionada por un desequilibrio de la flora vaginal. Por “flora” entendemos los microorganismos (bacterias, hongos, etc…) que normalmente habitan en el interior de la vagina sin causar ningún problema.
Podría ocurrir que la cantidad de ciertos microorganismos aumentara de forma súbita, con lo que dominarían a otras especies y crearían un desequilibrio. Los “estafilococos”, bacterias esféricas, son los principales responsables de este fenómeno.

Una secreción bacteriana es una secreción de líquido espeso blanco-gris que huele mal (a “pescado podrido”).

Infección por Candida

El hongo Candida puede llegar a la vagina por diversas vías. Por ejemplo, en un trozo de papel higiénico o una toalla que se haya utilizado previamente en el ano. El hongo se encuentra en el intestino, donde no hace ningún daño. En algunas mujeres, encuentra en la vagina justo los nutrientes y el entorno adecuados para prosperar: azúcar y ácido. Es especialmente durante la segunda mitad del ciclo de la menstruación, durante el embarazo, si se toma la píldora y si se es diabética, cuando la vagina tiene un mayor contenido en azúcar.

La secreción causada por Candida es espesa, grumosa, blanca e inodora. A menudo los labios también están irritados: orinar y las relaciones sexuales pueden provocar dolor.

Infecciones de los órganos internos

La mayoría de las infecciones internas está ocasionada por la invasión de Aspergillus. Las esporas de estos hongos denominados 'invasivos' se encuentran por todas partes. Se introducen en el cuerpo por vía bronquial al respirar. Una infección sistémica por Aspergillus puede ser letal. Afortunadamente, no todo el mundo se infecta; suele afectar a personas con los bronquios dañados o con la resistencia debilitada.

Si se respiran sus esporas, pueden aparecer diferentes síntomas:

  • Asma, causada por una alergia al hongo. Se trata de enfermedades ocupacionales que afectan a agricultores, criadores de palomas, cerveceros, etc…
  • Una pelota fúngica. Le ocurre a personas que han padecido una enfermedad pulmonar que ha dejado un “agujero” en el pulmón, p.ej. tuberculosis. En este agujero, las esporas pueden formar una pelota fúngica. En muchos casos, el paciente no sufre ninguna molestia de resultas de la pelota, pero algunas veces esta pelota fúngica provoca otras enfermedades.
  • Crecimiento pulmonar. En personas con la resistencia muy debilitada, el hongo puede crecer en los pulmones y, en último término, incluso en los vasos sanguíneos, lo que puede ser fatal. Es indudable que los médicos intentarán detener el crecimiento del hongo con medicación; sin embargo, el tratamiento no siempre es eficaz.