Síntomas del TDAH

> TDAH
¿Qué es el TDAH?

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

¿Cuáles son las causas del TDAH?

¿Cómo es diagnosticado el TDAH?

¿Cuáles son los tratamientos disponibles para el TDAH?

¿Cuál es su grado de adherencia al tratamiento?

¿Cómo afecta el TDAH a su vida?

Preguntas frecuentes



Como consecuencia de estos síntomas, los niños y adolescentes con TDAH pueden tener dificultades en el colegio o incluso suspender, a pesar de tener una inteligencia igual o superior a la media. Además, la mayoría de los individuos con TDAH no puede hacer amigos ni conservarlos y es habitual que se sientan solos e incomprendidos, lo que normalmente viene acompañado de un alto grado de frustración.

Los síntomas del TDAH pueden tratarse y controlarse siempre que se haya elaborado un diagnóstico correcto. La comprensión de los síntomas del TDAH ayudará al diagnóstico.

Los posibles síntomas del TDAH se pueden dividir en dos clases.

Síntomas de falta de atención Síntomas de hiperactividad o impulsividad
Suele tener problemas para mantener la atención en tareas o realizar actividades. Suele levantarse de la silla en el colegio o en otras situaciones en las que se espera que permanezca sentado.
No suele seguir las instrucciones y no termina las tareas escolares, domésticas o laborales (sin que sea debido a un comportamiento oposicional ni a la incomprensión de las instrucciones). Suele tener dificultades a la hora de jugar o implicarse en actividades de ocio con tranquilidad.
Suele evitar, mostrar su desagrado o mostrarse reacio a emprender tareas que exijan un esfuerzo mental prolongado (como los trabajos escolares o los deberes). Suele hablar en exceso.
Se suele distraer con facilidad con estímulos externos. Suele tener dificultades para esperar su turno.

El diagnóstico de TDAH es fundamentalmente clínico, y exige obtener información de diferentes fuentes, como progenitores, médicos y docentes. El diagnóstico depende del informe de comportamientos característicos observados por los progenitores y los docentes (en un periodo de al menos seis meses) e incluye las opiniones del niño además del examen del mismo realizado por el médico, valorando tanto la historia clínica como las escalas que miden la gravedad de la repercusión de los síntomas.